martes, 14 de junio de 2016

Carrera de las capacidades 2016


Parece que poco a poco empiezo a despertar del letargo. Me voy diciendo a mi mismo tengo que salir a entrenar, poco a poco me voy motivando. Que vaya a la Tapia influye. 
Siempre soy partidario de asistir a las carreras cuando se está entrenado y en forma. Y a mi no me pasa ni una, ni la otra cosa. Pero como la empresa nos invitaba a participar en una carrera, pues quería aprovechar la oportunidad a ver si así me sirve de aliciente. Y creo que en parte si.

Después de tantos años corriendo, he aprendido más o menos a pronosticar el tiempo que puedo hacer en una carrera, a veces acierto demasiado y veo que se desaparece el suspense y pienso, para qué voy a correr, si sé lo que soy capaz de hacer. Pero a veces también fallo en los pronósticos y  hago mejor tiempo, otras veces peor. Esta vez como no había realizado entrenamientos de series con una determinada medición, me limité a decir que haría 21 minutos. Y la marca final estuvo en esa franja 21:29. Ya sé lo que tengo que hacer para mejorar ese tiempo. La respuesta es entrenar más, pues lo estoy haciendo poquito, no solo es la pereza la que me impide hacerlo, es también falta de tiempo, por unos motivos o por otros, pero a veces, el tiempo que dispongo no lo aprovecho para salir.

Veo lo bien que van algunos y en parte me motiva a intentarlo e intentar entrenar fuerte de nuevo.
Poco a poco iré perdiendo peso, pero gracias a los entrenamientos y a restringir los refrescos en mi dieta y alguna tableta que otra de chocolate.

Ah que la entrada iba sobre la carrera. La prueba se desarrollaba en Parque Jardín de la Vega. Pues eso, había un par de carreras una de 1km y otra de 5km, yo opté por la "larga". Había muchas personas en sillas de ruedas que iban acompañados, así que nos colocamos un poco más adelante, yo iba acompañado por un padre de un compañero del cole de mi hija. Tampoco me fui muy adelante porque no estaba como para salir al frente. Pero enseguida, se ve que esta carrera la gente se la toma con tranquilidad y no veo lejos a los primeros, aunque yo sigo a mi ritmo, a mi aire. Primer km lo paso en 4:05, segundo en 4:04 y el tercero veo que se va a 4 cuarentaitantos, y no es que haya bajado tampoco mucho el ritmo, creo que no estaban muy bien colocados esos km, aunque luego el global creo que si era muy cercanos a los 5 km.
Según van pasando más km, voy teniendo más calor y poco antes del 3 hay un avituallamiento, en el que paso de coger agua para no perder ritmo, nunca he bebido durante una carrera de 5 km. 
El km 4 tampoco se muy bien a cuanto lo paso, va cuesta arriba, tampoco mucho, más bien un falso llano, se cruza un puente y bajas, voy muy acalorado y justito de fuerzas, intento apretar como puedo, pero no puedo considerar que llegue esprintando. 
Acabé satisfecho y algo más motivado de lo que estaba, que era de lo que se trataba. Fíjate, hasta lo he plasmado en el blog que estaba medio abandonado.

 Aquí las clasificaciones. En primer lugar la del km

viernes, 1 de abril de 2016

Pereza


En primer lugar siento decepcionaros con esos que han entrado aquí creyendo que se iba a hablar de un grupo de música con el mismo nombre que esta entrada. Esto va más bien de uno de esos 7 pecados capitales, no tampoco voy a hablar de religión.

Lo que vengo a decir es que llevo tanto tiempo sin escribir porque me ha invadido la pereza, bueno y tampoco tenía mucho que contar, realmente, porque he bajado mucho el nivel de mis entrenamientos debido este motivo, entre otras cosas.

Todo se remonta a finales de otoño, estaba en muy buena forma y me puse malo, aun así todavía no me había rendido, corrí el cross del Pinar de La Elipa a principios de diciembre, pero no acabé muy satisfecho, pensé que lo haría mejor en el cross de casa, El de los Poetas, que siempre uno se podía inscribir el mismo día de la prueba, pero debido al boom runner, esta edición se cerraron las inscripciones antes del día de la prueba. Con lo que supuso una gran desmotivación (que no frustración) por salir a correr.

La verdad es que llevo muchos años corriendo y como dejé de estar en forma, no hay ninguna carrera que motive especialmente y lo que me motiva a correr es participar en carreras, pero como no encuentro ninguna que me resulte especialmente atractiva, no termino por engancharme. También influyen otros aspectos, que no tienen que ver con la desmotivación o la pereza y es que ocupo el tiempo en otros asuntos no runeriles. Esto ha hecho que poco a poco haya ido ganando peso.
Nunca dejé de correr del todo pero si empecé a correr poco, muy poco.

Ahora quiero retomarlo un poco más, no es que haya encontrado una carrera que me motive especialmente. Simplemente, me vienen a la mente los momentos dulces que supone el correr, lo bien que te hace sentir, vamos que las endorfinas me han colocado un poco las últimas veces que he salido y ahora corro un poco por correr y disfruto más haciéndolo rápido, pero en estos momentos, más que El Velofondo, el blog ahora podría llamarse más El lento sin fondo.

Lo bueno de esto es que se fácilmente que aspectos tengo que mejorar, básicamente, el fondo, la velocidad, la fuerza, la técnica, vamos todo en general. Bueno, creo que el tiempo me ayudará un poco a querer salir a correr. Con el tiempo lo creo que me he convertido en un corredor light, que pasa de esforzarse en invierno.

Por cierto, quizás corra la vuelta a la Casa de Campo, pero es la verdad, me da pereza inscribirme.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Entrenamiento Otoño 2015

Dehesa de la Villa. Donde suelo realizar mis entrenamientos

El participar en la carrera de la subida a la torre Picasso fue todo un acierto. Necesitaba algo distinto para poder motivarme y comenzar de nuevo a tomar interés por las carreras a pie ¿y que vino después? Pues después vinieron los entrenamientos con el grupo de la Tapia de verano, que poco a poco hicieron que más o menos me pusiera en forma. 
Cuando uno se va poniendo en forma se va motivando y cuando uno se va motivando busca poder entrenar aunque no disponga de mucho tiempo para ello.
Este año en vez de madrugar para correr con el cuerpo dormido, lo que hago es salir tarde a correr y me va mucho mejor, asimilo mejor el entrenamiento y puedo hacer tiradas más largas. Eso sí, sigo siendo irregular en las salidas, pero he llegado a hacer una semana de 5 días de entrenamiento. Pero estoy tan motivado que salgo aunque diluvie o esté reventado.
Una semana tipo actual, consistiría en lo siguiente:
Lunes. Este entrenamiento, nunca me lo salto, hay que empezar la semana con buen pie. Es un entrenamiento muy completo de cuestas y volumen. Este lunes consistió en un fartlek de unos 35 minutos en cuestas, la más larga de 7’15”, las otras oscilan entre el minuto y los dos minutos. Para completar el entrenamiento, lo completé con un rodaje hasta llegar a la hora, también porque el domingo no pude correr y había que compensar. Todavía no estoy  tan en forma como para aguantar una hora de subidas y bajadas por esas cuestas.
Martes. rodaje. Entre 40 – 50 minutos. Esta semana me lo salté
Miércoles. Igual que el martes. Esta semana 50 minutos.
Jueves. Series en el monte del Pilar. Al lado del trabajo. No dispongo de mucho tiempo así que caliento durante 2 km y meto como 4x400 a ritmo fuerte, suelo recuperar cuando bajo de las 100 pulsaciones salgo y vuelvo con otros 2 km.
Viernes. Siempre descanso.
Sábados. Tocarían series más largas, pero muchas veces no puedo.
Domingos. Tirada larga. Esta semana tocarían 65’


Es posible que corra el sábado 14 de noviembre el cross de Nebrija. Un cross duro, pero que me apetece correr para probarme.

martes, 6 de octubre de 2015

Cross universitario Francisco de Vitoria 2015



En la apacible mañana del 3 de octubre de 2015, se celebró el cross de Francisco de Vitoria, dentro del circuito de cross universitario. Mañana con temperatura ideal para correr, no como el año anterior que hizo bastante calor.
Este año según iban avanzando las tapias de verano me iba encontrando cada vez mejor, aunque no tenía mucha referencias de como realmente me encontraba puesto que series solo las he realizado un día en pista y esta es la peor pista en la que he entrenado, pues mide unos 350 metros, es de tierra y piedras y algún que otro cascote de botellón. Pues lo único que sabía era que estaba rápido pero, notaba que me faltaba fondo.
Pero para un cross de 6300 metros con el fondo que tengo más o menos podía tirar.
Rubén, un compañero de fatigas con el que suelo competir codo a codo en muchas carreras, me preguntó que cual iba a ser mi estrategia, pues él quería ir de menos a más e ir adelantando puestos, a lo que le dije, que ya vería, que intentaría reservarme, aunque eso es difícil pero últimamente con la experiencia se me retener un poco más. Él en el calentamiento iba demasiado rápido para mi gusto, así que pensé que estaba muy fuerte.

Dan la salida  y Rubén y yo salimos a la par. El un poco por delante, con lo que con lo que me dijo antes pensé, que si él iba a ir de menos a más, no me podía quedar atrás tan rápido, aunque notaba que salimos un pelín rápido para mi gusto, pero llevadero, pero había que dar tres vueltas.
El terreno, no es el mejor para correr puesto que aunque no ha llovido, hay arena bastante suelta en algunas zonas y otras con el piso muy irregular, a punto estuve de caerme un par de veces.
Al final de la primera vuelta, me encontraba bien y adelanté a Rubén. Pensé que íbamos a estar cada rato cambiándonos el puesto, pero esto no sucedió y me mantuve por delante. Hasta la mitad de la prueba fui más o menos bien. Después cuando empecé a flaquear oí que animaban a Gregorio, otro corredor con el que suelo coincidir en los crosses universitarios y que normalmente suele quedar delante de mí sobre todo en los últimos años y pensé:  ¿Será el Gregorio que conozco yo? Ya que pensaba que este iría por delante de mí. Al rato me pasa y dudo si irme con él, pero finalmente me quedo, iba muerto como para seguir a una libre. En la última vuelta me vienen los malos pensamientos, de ¿y si te paras? ¿y si el resto lo haces andado? Aguanto como puedo, se acerca la meta, esquivo los charcos que había en el césped y llego al terreno duro, mi terreno, y sacando fuerzas de no sé dónde más que para esprintar para poder acabar antes con la agonía y sufrimiento y termino en 25:30, exactamente 1minuto y 25 segundos menos que el año pasado, aunque el recorrido no era exactamente el mismo (este año un poco más largo pero quizás alguna subida menos) y el clima era más favorable, estoy bastante contento con la mejora. Eso sí, acabé destrozado y me costó recuperarme.
Ya el lunes salí a correr de nuevo, o casi, casi aquello era aqua-runing, disfrutando bajo la lluvia.

No competía desde la subida a la Torre Picasso. 

martes, 2 de junio de 2015

Vertigo Race. Subida a la Torre Picasso



Desde hace tiempo llevaba queriendo correr una carrera de estas características, pero entre que hay muy pocas y cuando me enteraba de sus existencia era tarde para apuntarse, porque no me daba tiempo a entrenarla, pues lo fui dejando. 
Llevaba un tiempo un tanto desmotivado con esto del correr, no había ninguna carrera que llamara mi atención, pero un día vi la Vertigo Race anunciada, en la que se subía a la Torre Picasso, que en su día fue la torre más alta de Madrid. Tenía el tiempo justo para prepararla, 8 semanas, y decidí hacerlo. Nunca había dejado de correr del todo pero, a lo mejor salía una vez a la semana.
Apuntarme a esta carrera ha hecho que recuperara la motivación. Después me tocó un dorsal en un sorteo para correr una carrera, a las 3 semanas de empezar con la preparación, aunque luego se truncó la cosa y por la tarde me torcí el tobillo y tuve que parar dos semanas y después empezar poco a poco, vamos que el tiempo justo con el que partía se me fue al garete.

Llegó la hora de la verdad y llegaron los nervios, aunque tampoco demasiados, con el tiempo he logrado más o menos controlar la ansiedad competitiva.
La salida era escalonada en grupos de 8 personas cada minuto. Por cuestión de espacio lógicamente. Pensé que 8 serían demasiados, pero con el entrenamiento que llevaba de subir bloques, enseguida me adelante y dejé atrás a los de mi grupo, a lo que pensé si iría demasiado rápido, luego mis piernas me contestaron en piso 10, si sigues así, petas. Con lo que dejé de subir de dos en dos escalones y a aminorar el ritmo, agarrarme con las dos manos de la barandilla que se encontraba a mi izquierda, en el bloque de mi casa a mi derecha, y empecé a ir a buen ritmo pero, aquello no se podía llamar correr, a pesar de todo adelante a 4 corredores de la tanda anterior a lo largo del recorrido.
No había mucha luz, no se veía el exterior, vas viendo pasar los pisos y pasan muy rápido, tan rápido que en 6:22 llegué a la meta, 4 pisos antes apreté de nuevo, con los cuádriceps pidiendo piedad. Llegas arriba y te esperas unas vistas espectaculares, que piensas que la carrera a merecido la pena por subir, pero no, lo único que ves son tuberías, y con la pájara que llevas con un poco de suerte puedes ver a Mario Bros explorándolas. Está todo tapado, para que no se vea desde fuera y las grandes vistas están una plataforma que esta arriba que hace de helipuerto, a la que no te dejan subir. 



Después bajas y como la bajada no es en carrera la haces despacio y sigues bajando y piensas: ¿todavía voy por el 27?
Eso sí, el entrenamiento de escaleras y la carrera me han dado una fuerza extra en las patas que desconocía. Subo las cuestas mejor que nunca, con lo que de vez en cuando seguiré entrenado escaleras a tope.
Conclusión, si hay otra carrera de estas probablemente me apunte, pero si es a otra torre

¿Y ahora qué?

miércoles, 20 de mayo de 2015

Carrera Popular Verbena Claret 2015


El colegio Claret es un colegio en el que estuve estudiando durante una etapa de mi vida. Con motivo de la celebración del patrón de Madrid, San Isidro, realizan una verbena con fines benéficos, hay puestos de comida, bebida, tiro al plato, tómbola y también realizan actividades deportivas, entre otras una carrera. 
La primera carrera que se celebró, la organizó mi hermano mayor. Le pidieron que participara ... y ganó.
Creo que no la ha vuelto a organizar él, pero la ha vuelto a ganar varias veces, de echo creo que su peor puesto ha sido el 4º sacrificándose para que yo consiguiera la medalla de bronce allá por el lejano 1998.
Al año siguiente subí un peldaño más, y en el 2000 por fin pude ser campeón. Un año más tarde el ayuntamiento no les dio dio permiso para celebrarla y tuve que esperar al 2002 para revalidar el título. Después, me coincidía con otras carreras en pista y estaba en forma y preferí participar en estas y entre que me fui a Londres un par de años o no participé porque coincidía con alguna otra carrera, la volví a correr solo un par de veces más. El nivel de la carrera subió y el mío bajó, aunque siempre he dado lo mejor de mi, no pude alcanzar el podio. 
Este año no pensaba participar porque me encontraba cansado este fin de semana y prefería levantarme más tarde y entrenar más km, ya que la carrera es de algo menos de 3km. Pero también pensé que era un buen test para ver que tal voy de cara a la subida a la Torre Picasso.

Total que decidí participar. Llegué muerto de sueño y con no muy buenas sensaciones en el calentamiento. La carrera es de las más humildes en las que he participado, se daba la salida a la voz de preparados, listos, ya. Salgo entre los primeros pero en ningún momento me pongo en cabeza, conozco a uno de los participantes y siempre que he coincidido con él me ha ganado, Fernando, un atleta del Canguro, con el que coincidí en el club en un par de temporadas. Estoy en la primera vuelta, de tres, entre los tres primeros, las piernas me pesan mucho, quizás por la Tapia que me metí el jueves en la Casa de Campo o quizás porque no estoy acostumbrado ahora a ir a esos ritmos. 
Fernando se encuentra detrás, como siempre es habitual en él y avanza, me quedo en la 4ª posición, pienso que no esta mal, pero hay que intentar subir al podio, por muy jodido que estoy, en estas carreras en las que estás en las primeras posiciones, no se corre por el tiempo, corres por intentar quedar entre los 3 primeros y se sufre. En el final de la 2º vuelta,  veo que me voy acercando al que se había puesto a tirar desde el principio y pienso, ahora o voy con él y lo decidimos al sprint, ya que no me veía muy cómodo. Pero pensé, voy a probar a ver como va, tiro y veo que no responde mi ataque, de vez en cuando miro para atrás pero no logro verle. Paso al lado de mi hermano, que está entre el público y me dice que la 3ª plaza la tengo. Fue una inyección de moral, pero no descuido el ritmo y me dirijo hacia la meta, viendo a Fernando a lo lejos y llegando 2º. El primero fue un chaval de correr fácil que nos ganó holgadamente a todos con lo que me llevé la medalla de plata como senior tras 13 años de sin pisar el podio y 13 segundos más que entonces.
Esto sirve de estímulo para seguir entrenado y motivado.

jueves, 23 de abril de 2015

Aptitudes y defectos del corredor

Bosque del Plantío

Hace tiempo que no escribo por aquí por varios motivos. No tenía ganas de escribir es el principal quizás. También es un blog de atletismo y poco atleta he estado siendo durante los últimos meses. He corrido solamente un par de carreras desde que dejé de escribir. Pero todavía no me he estrenado en este 2015, falta de motivación por correr, he andado liado, pero cuando podía correr siempre encontraba algo "mejor" por lo que no salir. Ahora las cosas han cambiado. Me he apuntado a una carrera, una que motivaba, una que es distinta a las demás que he corrido, porque se trata de correr en vertical, subir a la torre Picasso en el menor tiempo posible. Desde hace tiempo quería correr una carrera así por probar, pero la que se celebraba en la Torre Espacio, dejó de celebrarse. Esta es más bajita, así que mejor para un debutante como yo.

Realmente quería escribir sobre las aptitudes y defectos del corredor.
¿Qué debemos potenciar, en aquello que destacamos o entrenar más para mejorar en aquello que fallamos?
Como esto es un blog que no parte de ningún estudio científico sino de la experiencia personal, hablaré de mis virtudes y defectos como corredor.  Realmente esto, no debería hacerlo, ya que para la próxima carrera que os encontréis conmigo, vais a saber donde darme el hachazo :P

Defectos
Soy un corredor raro atípico. A muchos corredores, lo que más les gusta es esa tirada larga de los domingos y sentir que son capaces de aguantar una larga distancia a determinado ritmo. A mi el hecho de pensar que tengo una hora de rodaje o más por delante me tira para atrás, y me faltan muchos rodajes de estos porque siempre encuentro alguna excusa para no hacerlo. 
Falta de motivación. Cuando me viene puedo tirarme mucho tiempo en estado latente y correr muy pocos km, sin ganas de salir a correr. A mi lo que me motiva es tener un objetivo, sin objetivo no hay ganas de salir a correr. Corro porque me encanta competir, pero no soy de los que corren cada domingo. Me gusta elegir bien las carreras. Ahora estoy altamente motivado.
Esguince. Empecé a escribir el post la semana pasada. Lo dejé a medias y me hice un esguince para tener algo más por lo que escribir algún defecto, porque sinceramente, no encontraba ninguno más. Parón de una semana y descuadre de entrenamientos.

Aptitudes
Rapidez. Soy un corredor rápido, dentro de lo que cabe, un corredor de mi nivel, se lo voy a poner difícil en el sprint final. Corriendo solo, parece que corro la leche y esto es debido a un efecto óptico, ya que tengo una frecuencia de piernas muy veloz, esto me haría destacar en un tipo de carreras que no existen, correr bajando escalones. Aquí, no había nadie de mi grupo de entrenamiento que pudiera superarme, pero ¿esto de que me sirve?
Motivación. Cuando estoy motivado, soy muy constante.
Otras. Si antes tenía pocos defectos, aptitudes menos.

En definitiva, creo que debemos entrenar más los defectos, sin dejar descuidadas nuestras aptitudes y no hacer siempre el entrenamiento que más nos gusta, esto creo que puede ser clave para la mejora.

Hablando de otros temas, me tocó por sorteo un dorsal para la carrera por la salud mental, con lo que la semana pasada dejé de subir escaleras para probarme un 10k. La carrera fue dura con mucha subida, y también alguna bajada por el parque Juan Carlos I. El resultado no fue el esperado, despues de 3 semanas de entrenamiento de 3, 4 y 5 días de carrera el resultado no fue el esperado y marqué 42:31, bastante mejor de lo esperado. Por la tarde, jugando con la niña y con unos vecinos salté unos escalones y aterricé sobre mi tobillo derecho y al suelo. Al día siguiente el tobillo hinchado, pero ya estoy mucho mejor. No corro por prudencia, pero ya hago caminatas para probar y reforzar el tobillo. Pero creo que el domingo haré ya mi primer trote. La recuperación esta siendo rapidísima. Bueno, tocaba semana de descarga. 

Supongo que seguiré escribiendo. Tomároslo como una amenaza.

Resultados IV Carrera por la salud mental